Quiénes somos

   



Liliana Cruz

Desde pequeña disfrutaba preparar con mi madre y hermana deliciosos pasteles, galletas y gelatinas de las recetas de mi abuela materna de quien heredé el amor por la repostería.

Y aunque parecía destinada a crear empresas por mi formación en Administración de Empresas, no fue hasta que llegué a Barcelona en 2010 que encontré en la pastelería mi verdadera vocación. Junto con Marian, mi ex compañera de piso en Barcelona, descubrí que cuando entraba en la cocina el tiempo se detenía, y que bastaba solo encender la radio y ponernos con las manos en la masa para que un día estresante dejara de serlo al preparar deliciosos pastelitos. Fue entonces cuando decidí formarme en pastelería y emprender un sueño, llamado Amaranto.

 

 

 

 

 


Amandine Barou

Desde niña, siempre he sido una gran fan de las meriendas. Recuerdo con ternura cuando mi abuela materna me compraba un “pain au chocolat” a la salida del cole, que me sabía a gloria en el camino de regreso a casa. Teniendo a dos abuelas cocineras en mi familia, empecé desde muy pequeña a realizar recetas de repostería y toda mi familia pudo probar mil versiones de “mousse au chocolat”, de bizcochos y otras tantas tartas de frutas.

Siempre había tenido el sueño de algún día tener una pastelería, pero éste empezó a materializarse cuando inicié un cambio de carrera y me formé en repostería en Espai Sucre en Barcelona y completé mi formación con prácticas en Barcelona y talleres en Francia en L’institut de l’Excellence Culinaire.

Al mismo tiempo, conocí a Liliana, la otra mitad de Amaranto French & Mexican Fusion Pâtisserie. Y dada mi fascinación por México, país con cual tengo un vínculo emocional especial, trabajar junto a Liliana parecía mi destino. Entré en el proyecto de Amaranto con mi granito de arena francés, aportando conocimientos y recetas típicas de mi país, buscando la mejor manera de fusionar los sabores de nuestras dos culturas. Tenemos la suerte de poder empezar cada día con la ilusión de hacer feliz a la gente con nuestros dulces, y ¡hacerlo disfrutando!